fondo head

Kizuna

Imprimir

LogoKizuna

Por más de treinta años, Chile y Japón han trabajado en conjunto para la reducción del riesgo ante desastres naturales, dada la experiencia que ambos países tienen en tsunamis, terremotos, incendios forestales, aluviones, inundaciones, entre otros.

Durante la visita oficial del Primer Ministro de Japón Shinzo Abe en 2014, junto a la Presidenta Michelle Bachelet, decidieron llevar a cabo una iniciativa para difundir las lecciones aprendidas en la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD), con el fin de fortalecer las capacidades técnicas de los profesionales de Latinoamérica y el Caribe, mejorando la preparación de la población, los tiempos de respuesta y procesos de reconstrucción para construir una región más resiliente.

Así surge el Proyecto Kizuna “Programa de Capacitación de Recursos Humanos para Latinoamérica y el Caribe en Reducción de Riesgo de Desastre”, mediante un acuerdo firmado por ambos países en marzo de 2015, durante la conferencia mundial sobre Desastres Naturales, convocada por Naciones Unidas en la ciudad de Sendai.

En 2015, en Chile ocurrieron múltiples fenómenos naturales, donde se pudo observar la alta capacidad de respuesta del Sistema Nacional de Protección Civil coordinado por la ONEMI. Incluso durante el terremoto que afectó a la Región de Coquimbo y zonas aledañas, Margareta Wahlström, Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) resaltó la inversión realizada por Chile en infraestructuras resistentes, sistemas de alerta temprana y planificación urbana, que "han contribuido a que el número de víctimas sea bajo a pesar de la intensidad del terremoto".

De esta manera, el proyecto Kizuna ha demostrado que la experiencia chilena junto al apoyo de Japón, constituyen una sólida alianza para entregar conocimientos y herramientas en reducción de desastres a los países de Latinoamérica y el Caribe.