• Inicio
  • NOTICIAS
  • Expertos mexicanos en cultivo de amaranto visitaron nuestro país para compartir experiencias con productores chilenos

Expertos mexicanos en cultivo de amaranto visitaron nuestro país para compartir experiencias con productores chilenos

Visita se realizó en el marco del Proyecto “Fomento al cultivo y consumo de Amaranto”, que se realiza gracias al Fondo Conjunto de Cooperación Chile-México.

Santiago, 05 de junio de 2018.- Una delegación de expertos y productores mexicanos de amaranto visitó nuestro país, para compartir experiencias del proceso de cultivo y consumo de este alimento. Esta visita se realizó en el marco del proyecto "Fomento al cultivo y consumo de Amaranto”, que tiene por objetivo potenciar su cultivo en ambos países, generando valor agregado a su producción, industrialización y consumo, para otorgar nuevas alternativas de alimento saludable a la comunidad escolar y se ejecuta gracias al Fondo Conjunto de Cooperación Chile-México.

La delegación mexicana estuvo compuesta por la Dra. Sara Morán, Bióloga de la Universidad Nacional Autónoma de México; la Dra. Patricia Porras, Doctora en Ciencia de los Alimentos con especialización en Nutrición, con más de 30 años de experiencia en la industria de los alimentos, en áreas de desarrollo de nuevos productos; Juan Manuel Allende, productor de amaranto del Estado de Puebla, quién viajó junto a sus padres Joaquín Allende y Lorenza Carrillo, todos agricultores dedicados al cultivo de este alimento; Apolo Franco Xolalpa y José Arturo Díaz, productores, transformadores y comercializadores de amaranto.

“Este proyecto nació como una necesidad de desarrollar un cultivo nuevo y que ayude a resolver un problema agronómico, debido a la escasez de agua que existe en ambos países; y además, contar con un alimento saludable que nos permita resolver el problema de la obesidad infantil”, explicó Cecilia Baginsky, directora del proyecto en Chile y académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

Por su parte, la directora mexicana del proyecto, Hirán Morán, agregó que “el programa de alimentación en el mundo es un reto para todos. Por eso, como mexicanos sentimos ese compromiso y el amaranto nos puede ayudar a todos. Esta semana nos vamos a enfocar en la transformación de este alimento, en cómo generar productos para el consumo de amaranto en los niños y adultos”.

El amaranto es una semilla similar a la quínoa, proveniente de una planta de tres metros de altura, compuesta por numerosas flores que originan semillas, las que representan el principal producto de este vegetal. “El amaranto es un proyecto que sirve para todo el mundo por las cualidades que tiene para la alimentación, por su alto contenido de proteínas, posee ácidos grasos de muy buena calidad, antioxidantes, hierro y calcio, todas propiedades que aportan a la problemática actual de la obesidad”, destacó la nutrióloga Patricia Porras.

C amaranto2

La familia Allende Carrillo proviene del Estado de Puebla, zona que produce más del 50% del amaranto en México. “Mis padres se dedican al cultivo de amaranto desde los años 80 y yo comencé en los 90. Antes nos dedicábamos al cultivo de ají tomate, pero teníamos muchas pérdidas y buscamos otro producto que fuera más rentable y duradero”, cuenta Juan Manuel, segunda generación de su familia que se dedica a esta actividad. “Este alimento nos ha apoyado mucho económicamente, además de ser un producto muy saludable y muy comercial”, destaca Lorenza. Mientras que su padre señala ser precursor del cultivo de amaranto en su país y “estamos muy orgullosos de estar en Chile como familia productora, compartiendo nuestros conocimientos que son ancestrales”.

La delegación mexicana participó en el Seminario “Modelos de procesamiento y perspectivas de uso del amaranto”, organizado por la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, en el que conocieron sobre el procesamiento de granos de amaranto, el procesamiento de las hojas y panojas, además de recetas, propiedades nutricionales y perspectivas de la industria tanto chilena como mexicana de la transformación de este producto.

“Gracias a este proyecto hemos visto la posibilidad de que el amaranto trascienda fronteras y se consuma no sólo en Chile y México, sino en toda América Latina. Su potencial es increíble y aunque somos una pequeña planta transformadora, contamos con una línea de más de 60 productos. Pero el abanico de oportunidades se extiende porque aprovechamos no sólo el grano o la semilla, sino también la hoja y estamos felices de compartir lo que hacemos con Chile”, destacó Apolo Franco, tras visitar una empresa artesanal de procesamiento; y una productora y transformadora de amaranto en Cabildo, Región de Valparaíso.

“Chile ha sido el principal beneficiario de este proyecto porque de no tener un cultivo hace unos años, pasamos a tener distintas variedades de amaranto. Hoy sabemos que hay algunas especies que no se pueden dar acá”, enfatizó la Dra. Baginsky. “Los pequeños agricultores chilenos, que son principalmente mujeres, han tenido una gran recepción de este producto ya que no sólo ven una oportunidad de negocio sino también un alimento sano”, finaliza.

En Chile, el amaranto se cultiva principalmente en la comuna de Alhué, donde hay unos 15 productores, Isla de maipo, San Fernando, Larmahue, Ovalle, entre otras zonas.

C amaranto1